Saltar al contenido

CÓMO CUIDAR TU PIEL SEGÚN SU TIPO

Como sabemos el cuidado de la piel es fundamental para que ésta permanezca en buen estado, sin embargo la mayoría de las personas no tienden a usar el producto correcto sobre ella debido a que no conocen que tipo de piel poseen.

¿y tú sabes que tipo de piel posees?

Seca, grasa, mixta (con tendencia a grasa) o mixta (con tendencia a seca). Estas son las clases de piel que tenemos y se puede notar, fácilmente, en la zona “T” de nuestro rostro. Esto es: frente, nariz, barbilla y mejillas.

En la piel grasa por ejemplo suele tener un tono mas brilloso en la zona “T” del rostro, además de que suelen tener mas bello, por otra parte en la piel seca es todo lo contrario, tienen menos bello y es más opaca la zona “T” de la cara.

Piel grasa o mixta a grasa

Según expertos para éste tipo de piel se recomienda seguir una rutina de belleza de mañana y noche, basada en 3 pasos básicos. En la mañana, aplica un limpiador facial (o agua simple y tibia) para eliminar el exceso de grasa sobre la piel, seguido de unos masajes con hielo sobre la zona T para sellar los poros y así evitar la sensibilidad de la piel ante los productos que se apliquen después. La piel grasa necesita también de un tónico que sirve como astringente (como el de rosas, árbol del té, romeo o cedro), y un bloqueador solar que nos proteja de las temidas manchas y que hidrate tu piel.

En pieles grasas, por el exceso de cebo en ellas, es preferible no aplicar aceites grasos más sí los esenciales, que son los más puros de la planta y van diluidos con aceite de coco, oliva o de almendras. La rutina por la noche, en cambio, amerita usar un limpiador facial, una mascarilla de arcilla ( dos o tres veces por semana) y una crema de ácido hialurónico para prevenir arrugas y nutrir la piel a profundidad.

Piel seca o mixta a seca

Por las mañanas, es recomendable aplicar un limpiador que brinde humectación a tu rostro, seguido de un poco de masajes con hielo sobre él; para provocar un efecto tensor. Ahora bien, si deseas puedes no enjuagar el limpiador o leche limpiadora de tu rostro; y así sentir la piel mucho más suave. Lo que sigue a esto es nutrir tu piel con una crema y confiar en un protector solar de factor 50.

En la noche, estas pieles requieren de una limpieza a base de una leche humectante de aceite de almendras y rosas, una mascarilla (mientras más aceitosa mejor, y se recomienda usarla de 2 a 3 veces por semana), luego de enjuagarla; se aplica un mist  para tonificar la piel, seguido de un serum, una crema nutritiva y voulá tu rostro te lo agradecerá.